Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
Óscar Landerretche
Óscar Landerretche

Oscar Landerretche: En el mundo privado, cuando un gerente lo está haciendo bien, la lógica es que siga

El presidente del directorio de Codelco y la apuesta por mantener a Nelson Pizarro en la vicepresidencia ejecutiva de la estatal.

(La Segunda) En términos de su conducción, Codelco todavía tiene por delante varios años de tensión, mientras deba seguir conjugando sus tres frentes más relevantes: la contención de costos, el ordenamiento de sus proyectos y su abultada deuda.

En palabras del presidente del directorio, Oscar Landerretche, en los últimos cuatro años se avanzó a ritmo constante en el manejo de estos factores. Dice que se bajaron los costos operativos, y hoy están muy cerca del cuartil más bajo de la industria —con un cash cost de US$ 1,3 por libra a junio—; también se trabajó en hacer creíble la abultada cartera de proyectos, redistribuyéndolos en el tiempo y ubicando a Chuquicamata Subterránea a la cabeza; y no menor, mantuvieron a raya la deuda de US$ 14 mil millones recibida de la gestión anterior. Con la última emisión de bonos por US$2.500 millones dejaron saneados los vencimientos para 2 o 3 años.

(Vea también la nota: La apuesta para que Nelson Pizarro siga al frente de Codelco)

“La situación de Codelco va a cambiar cuando entren en operación sus proyectos estructurales. Faltan todavía como 10 años”, describe Landerretche, con un dejo de cansancio. Pese a eso, no esconde su alegría, porque esta semana apareció en el lugar 22 del ranking Merco de líderes más
influyentes, donde el año pasado estaba en el 99. Su partner, el presidente ejecutivo Nelson Pizarro, está aún mejor posicionado: en el puesto 11, seis lugares por encima de 2016. Por eso, dice que no le sorprenden las peticiones de que siga al frente de Codelco tras el cambio de gobierno.

—Usted ya ha planteado esa idea. ¿Cómo responde él?

—Me manda a la punta del cerro (risas). En el fondo, lo pongo en una situación incómoda.

—¿Pero tiene disposición?

—Es muy temprano para discutirlo, porque dependerá de las elecciones, de a quién designen en el directorio y qué se les pida. Lo más sensato es que cuando se instale el nuevo gobierno conversen con él y ahí vean. Sí sería una muy buena idea, aunque sea por unos meses o un año, generar una transición suave entre la administración de Pizarro y la siguiente.

—Cercanos a Piñera, como el ex contralor Ramiro Mendoza, y el senador Baldo Prokurica, dicen que les parece bien que Pizarro siga…

—Él merece este tipo de reconocimientos. He sido testigo de su trabajo, de cómo se ha sacado la mugre y los sacrificios que ha hecho. Coincido en que estoy muy convencido de que para esta etapa, donde hay que manejar el equilibrio y sobre todo es tan importante la gestión de proyectos, su sucesor sea más minero que un gerente corporativo del mundo de los negocios.

—Se podría imitar la dupla de ustedes, alguien más político en la presidencia y una persona más técnica en la presidencia ejecutiva…

—Si se privilegia un minero en la presidencia ejecutiva, entonces todas las funciones que tienen que ver con lo público, lo macro, deben estar más cargadas hacia el presidente del directorio. La combinación que hicimos con Nelson Pizarro fue muy buena, por las diferencias de perfiles. Él lo llamó “canas con ganas”. Es difícil, sé que no se puede hacer un copy paste, pero intentaría replicarlo.

—¿Qué otros elementos debe tener el perfil que se requiere, considerando que hay varias negociaciones colectivas en 2018?

—Debe tener cierto nivel de seniority, capacidad de gestión, manejo con sindicatos y con distintos públicos, y además que sea chileno. Entonces, son muy pocos los candidatos, sobre todo porque varios ya pasaron por Codelco.

—En la interna, ¿hay candidatos en el equipo de Pizarro?

—No voy a decir quiénes pueden ser candidatos o no, pero sí que hay varios que han tenido un rol importante. Es el caso de Alejandro Rivera, que ha liderado la operación financiera y el saneamiento de Codelco. Tienes también a Alvaro Aliaga, especialista en las relaciones con sindicatos; Octavio Araneda, uno de los mejores en gestión de proyectos; José Pesce, que ordenó la gestión de los recursos mineros de la compañía; y José Robles, que una buena parte de la reducción de costos es su pega.

—Hace poco usted participó en la Semana de la Bolsa de Londres. ¿Qué impresión tienen los inversionistas de la continuidad de Pizarro?

—Mucha gente me manifestó un aprecio por el trabajo de Nelson Pizarro, su equipo, y el directorio. Me preguntaron, como si yo supiera (ríe), si él podría seguir. A todos les dije que eso depende de las autoridades futuras. Para ellos es difícil de entender, porque en el mundo privado, cuando un gerente lo está haciendo bien, la lógica es que siga.

—¿El conflicto con el contralor es un desincentivo para atraer talentos?

—Efectivamente es un problema. Sigo trabajando para resolver ese conflicto, porque creo que es casi imposible que Nelson pudiera seguir si eso continúa. Es muy agobiante.

Temas Asociados