Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

SQM y desarrollo del litio en Chile: “Estamos perdiendo una gran oportunidad”

Para su máximo ejecutivo, la minera tiene la “responsabilidad” de responder a sus clientes con más oferta, de ahí la urgencia por resolver el conflicto con Corfo y echar a andar sus proyectos en Argentina y Australia. En esta entrevista adelanta que van por más.

(Diario Financiero) Patricio de Solminihac es un fiel seguidor del gurú de la energía limpia y profesor de la universidad de Stanford, Tony Seba. El mismo que en su último estudio “Rethinking Transportation 2020-2030” asegura que en los próximos cinco años el precio del petróleo colapsará y la electromovilidad será la corriente principal.

Es más, prevé que en 2030 el 95% de la población estadounidense tendrá acceso a vehículos eléctricos o autodirigidos, advirtiendo una pronta muerte de los motores de combustión interna.

Con esa perspectiva en SQM trabajan a toda máquina, porque saben que el aumento de la demanda por carbonato de litio es ahora y la revolución ocurre en tiempo real.

– ¿Cómo el litio llega a ser el protagonista de la compañía y el que impulsa sus resultados?

– Hay dos razones. Una es el desarrollo que acompaña la decisión de la industria de irse a los autos eléctricos, lo que llevará la tasa de crecimiento desde el 8% que teníamos el último año, a un orden de 15% en los próximos 15 años o incluso un poco más.

Segundo, dada la coyuntura por la explosión de la demanda y la respuesta de la oferta ha elevado significativamente el precio del litio, lo que incrementa en forma importante la contribución de este producto al negocio.

– ¿Esto los hará reenfocar sus esfuerzos hacia a este mineral?

– Nuestro foco continúa estando en todas las líneas de negocio. Si miramos el plan de inversiones estamos haciendo grandes operaciones en litio, pero seguimos explotando nuestra capacidad en yodo, de 10 mil a 14 mil toneladas. Estamos creciendo significativamente en ese market share y, de hecho, ya lo recuperamos porque llegamos a estar bajo el 25% y hoy tenemos el 35% del mercado.

En nitrato de potasio anunciamos un aumento de capacidad importante, de prácticamente 500 mil toneladas, con inversiones por US$ 100 millones.

– ¿Hay algo que dejen fuera?

– Nada. En las sales solares (química industrial) vemos que hay un desarrollo importante… o sea, estamos preocupados de todas las áreas y es un tema muy importante porque mantiene la diversificación de la compañía.

– Esta decisión de producir litio fuera de Chile, ¿a qué obedece?

– Somos internacionales hace mucho rato. Ahora, obviamente, eso se va profundizando y el litio nos da esa oportunidad. Queremos participar de ese crecimiento y satisfacer la necesidad que existe hoy. También creemos que es una gran responsabilidad: si nosotros, los actuales proveedores de litio, no respondemos con volúmenes adicionales habrá mucho más incentivo para reemplazar la tecnología…Hoy hay escasez, un mercado apretado, pero esperamos que se normalice con los proyectos nuevos.

– ¿El no haber llegado a acuerdo con Corfo precipitó esta decisión?

– Hay dos motivaciones independientes de la Corfo. Primero, necesitamos diversificar jurisdiccionalmente y geográficamente nuestra base productiva, porque somos muy grandes. Y en segundo lugar, el crecimiento ha sido tan rápido que necesitábamos crecer en más lugares y eso nos llevó a esto, incluso estábamos buscando dónde hacerlo antes de que se iniciaran los temas con Corfo.

– ¿Cómo llegaron a Jujuy (Argentina)?

– Personalmente he visitado decenas de lugares donde hay yacimientos, existen proyectos en distintos niveles de desarrollo y, finalmente, encontramos un lugar que tenía buenas reservas, características químicas, factibilidad para implementar la tecnología y adaptar nuestra hidrología, para lograr estar en la parte baja de la curva de costos.

– O sea, es tan competitivo como el salar de Atacama…

– Es que SQM tiene en su ADN ser de bajo costo y ser sustentablemente competitiva en el tiempo. Por eso buscamos y nos costó encontrarlo. Luego encontramos un segundo proyecto en Australia, de roca, que es muy grande y que también está en la parte baja de la estructura de costos y eso nos da la diversificación que necesitamos en el tiempo.

– ¿Qué grado de avance tienen ambos proyectos?

– Respecto a Argentina está bastante más avanzado, hicimos ya las definiciones finales en la ingeniería, el modelo hidrogeológico, tenemos las aprobaciones ambientales y hemos trabajado con las comunidades locales para ser bien recibidos. Ahora estamos en la etapa final para poder iniciar las inversiones grandes.

– ¿Están en condiciones de iniciar operaciones en 2019?

– Este año esperamos invertir en total del orden de US$ 60 millones y esperamos ya el próximo hacer todas las inversiones relevantes para poder estar operando en 2019.

– ¿Y en el caso de Australia?

– El proyecto está avanzando en la ingeniería y una noticia realmente importante es que el gobierno de Australia determinó que nuestro proyecto en Mount Holland es una iniciativa prioritaria.

– ¿Qué significa eso?

– Significa que le da un apoyo especial para ayudarle a cumplir y tener todos los requisitos para que se pueda realizar a la brevedad.

– Una especie de fast track…

– Claro, una especie de soporte, y no es para saltarse ninguna cosa, sino que para facilitar que no tenga trabas.

– En ese sentido es bien distinto a Chile…

– Creo que son aprendizajes que Chile podría tomar de cómo lo hacen en Australia, que es un país minero, de mucha tradición y de mucho empuje, donde buscan favorecer el desarrollo de proyectos, la creación de mano de obra y la inversión minera…

– Vemos Argentina y Australia muy receptivas a este tipo de inversión, ¿cómo ve a Chile frente a sus pares?

– Lo que resalto es que como compañía nos hemos sentido realmente bienvenidos en Argentina y en Australia. No sólo el apoyo que hemos tenido en el caso de Argentina, respecto a la gobernación y la organización provincial, sino además de una organización nacional.

– Incluso del presidente Macri…

– El hecho que nos haya recibido el presidente Mauricio Macri, que le hayamos explicado el proyecto y que nos haya ofrecido todo el apoyo correspondiente para poder hacerlo, cumpliendo todo lo que hay que cumplir fue muy importante… Lo mismo tuvimos de parte de las autoridades de Australia.

– Apoyo que no han encontrado acá…

– Tenemos mucha historia aquí. Hemos realizado proyectos desde hace mucho tiempo y bueno… las cosas van evolucionando, hay mayores requerimientos tanto de la ciudadanía como regulaciones que van en el sentido correcto y hay que cumplirlas. Ahora, creo que las autoridades tienen que dar un apoyo real.

– En ese sentido, ¿cuáles cree que son las principales limitaciones para el desarrollo de este negocio?

– Creo que la primera, que hice pública hace un tiempo, es que haya una definición en torno al carácter estratégico del litio. Es una cosa que no se justifica y que la mayoría de los países no concibe así. Hoy existe mucha más competencia y mucha más libertad para la iniciativa privada.

– ¿Qué debería cambiar?

– No es simple, pero hay que avanzar en la dirección correcta y dar las facilidades para permitir el desarrollo de más proyectos de exploración y explotación, porque hoy está muy regulado y muy restringido.

– Pero, en relación a las consecuencias en términos de pérdida de competitividad…

– De hecho, ha estado perdiendo competitividad. Chile llegó a tener prácticamente dos tercios de la producción total de químicos de litio en el mundo y ahora vamos en 40% y bajando. Entonces, Chile está perdiendo una oportunidad. No sabemos cuánto durará este ciclo… El consenso que hay el mundo es que, efectivamente, en el corto o mediano plazo no se ven tecnologías disruptivas, pero en el largo plazo puede ocurrir… Además, litio hay en muchas partes…

– Pero no al mismo costo…

– Ahí vamos a ver… Ahora hay alta producción en China y en Australia. Hay, de hecho, una producción relevante en Argentina. En EEUU hubo mucho, y en Canadá.

– En ese contexto ¿Cuál es la fórmula de SQM para mantenerse como productor líder?

– La gracia es que cuando hay crecimiento, hay más oportunidades. Con nuestro know how creemos tener una gran oportunidad que aprovecharemos porque tenemos la responsabilidad de responder, es lo que nos piden los clientes y lo haremos. Para nosotros lo más lógico es crecer en Chile, solucionar nuestro problema con la Corfo y, efectivamente, crecer rápidamente como creemos que lo podríamos hacer, desarrollando al mismo tiempo los proyectos de diversificación jurisdiccional y geográfica.

– ¿Maricunga es una opción?

– Tenemos propiedad minera suficiente como para poder cerrar un proyecto ahí, pero obviamente necesitamos los permisos.

– ¿Los van a pedir?

– Chile debe tener una estrategia de desarrollo y vamos a respetarla. Vamos a producir donde sea más barato y hoy tenemos lugares más baratos que ese.

– ¿Están buscando nuevos proyectos de litio?

– Sí.

– ¿Dónde?

– No podemos decirlo todavía.

– Pero, ¿qué avance tienen?

– Algunos más avanzados que otros.

– ¿Podrían cerrar algo este año?

-No.

Arbitraje Corfo

– ¿Qué tanto se juegan de no llegar a acuerdo con Corfo?

-La supervivencia de la empresa no depende de eso. Es un tema importante y tenemos que resolverlo, pero SQM es mucho más que eso.

– ¿Qué le hace pensar que se resolverá pronto si recientemente fracasó la conciliación?

– Tampoco llegamos a acuerdo el 2015.

– Pero tampoco puede eternizarse…

– Por eso creo que debe solucionarse lo antes posible.

– ¿Por qué se dice que no llegaron con ninguna propuesta?

– Hicimos todas las propuestas entre abril y octubre. Todas fueron nuestras, con reuniones permanentes, al final tres veces a la semana, entonces no corresponde que digan que no llegamos con propuestas.

– ¿Qué incentivos hay para que esto se solucione pronto?

– Creo que se están perdiendo oportunidades clave y por eso hay que resolverlo pronto, por el bien de todos.

– Este conflicto con Corfo y el escándalo de las boletas ¿En qué medida afectaron el crecimiento de la compañía?

– Sin estas crisis lo que podríamos haber hecho es crecer más en el salar de Atacama.

– ¿Es posible crecer más rápido con la cuota que tienen asignada?

– Claro, pero para eso tendremos que solucionar nuestro problema con la Corfo: La controversia del arbitraje hacia atrás; la cuota y el plazo. Son tres condicionantes que requieren una fórmula de solución.

– Al menos hasta 2023 están seguros.

– Sí, porque es un contrato.

– ¿De perder, con los otros dos proyectos podrían suplir la producción del salar?

– Bueno, sí… los proyectos en Argentina y Australia cumplen con las capacidades. En Argentina pensamos llegar a 50 mil toneladas en dos etapas y en Australia en un principio con 40 mil y puede ser expandible.

– ¿Cómo ven la posible venta de un porcentaje importante de la empresa?, ¿Cómo podría afectar los planes de la compañía?

– En este caso, el último que sabe es el gerente general.

– Pero es un tema importante para la ecuación.

– Claro, definitivamente.

“Los inversionistas nos aplauden y dan su veredicto comprando o vendiendo acciones”

– SQM ha sido una de las protagonistas del mercado este año ¿Cómo ha vivido este mayor interés de parte de los inversionistas?

– Creo que el resultado de todo lo que hemos hecho lo vimos en el SQM Day en Nueva York (en septiembre), fue impresionante, nos faltaron sillas. Tuvimos 115 personas, donde tradicionalmente habíamos tenido 60 y lo otro que me impresionó -y llevo 30 años haciendo road show- es que es la primera vez que nos aplauden ¡Los inversionistas nos aplauden! y ellos dan su veredicto comprando o vendiendo sus acciones…

– O sea, nos sólo les va bien acá…

– De hecho, el ADR ha subido y esa alza se refleja en la acción. La transacción de ADR es significativamente más grande que la transacción en pesos, significativamente mejor.. Sólo SQM en EEUU se transa a razón de US$ 150 millones.

– A qué se debe toda esta efervescencia en los mercados…

– Hemos tratado de hacer lo mejor posible en cuanto a superar la crisis que nos tocó vivir y por otro lado, tratar que esa crisis no afecte nuestros negocios y poder desarrollarlos con la mayor normalidad posible. Hemos estructurado un plan de desarrollo coherente y que en definitiva podemos seguir implementando. Y eso es lo que le hemos mostrado al mercado.

– En materia de precio, ¿Cómo ve la trayectoria del litio, puede cambiar la curva al alza que viene mostrando?

– Creo que el mercado todavía se ve apretado, aunque hay varios proyectos que están entrando en producción… Hay que ver cómo se dará la demanda realmente y cuál será definitivamente la continuidad de estos proyectos nuevos. Sin embargo, creo que los precios deberían tender a normalizarse recién durante 2019.

-¿De aquí a esa fecha podría aumentar más?

– No creo. Lo que puede pasar es que el precio se mantenga relativamente alto como está hoy y que la nueva oferta empiece a normalizar el mercado.

Temas Asociados