Con buenas noticias partió este año para la División El Teniente de Codelco. Esto debido a que el proceso de molienda Semi Autógena (SAG) de su concentradora, superó con éxito los problemas técnicos que presentó durante el primer semestre del ejercicio anterior y finalizó 2017 como uno de los ejemplos de buen rendimiento de la gerencia de Plantas.

Según explicaron desde esta operación de Codelco, las dificultades en uno de los dos molinos con que cuenta este proceso (SAG 1) hizo que la planta se convirtiera en un “cuello de botella” del proceso productivo, por lo que para paliar en parte el problema, el equipo técnico definió aumentar el procesamiento del segundo molino (SAG 2).

Al respecto, el superintendente de Proceso SAG de El Teniente, Guillermo Droguett, comentó que “así, cuando recuperamos el primer molino, la prioridad fue cumplir y ojalá superar el programa anual, que consideraba procesar 85.500 toneladas de mineral por día. Trabajamos con la gente de mantenimiento y aprovechamos estas mismas restricciones para tener una marcha blanca, una sinergia entre los dos equipos, y logramos resultados históricos”, detalló.

División El Teniente

De eta forma, la meta fue procesar 90.000 toneladas día, distribuidas en 30.000 en el SAG 1 y 60.000 en el SAG 2.

A partir de septiembre de 2017 el proceso SAG superó 90.000 toneladas por día en cinco oportunidades, con una recuperación de mineral de cobre de 89%.

En este sentido, el Gerente General de Codelco El Teniente, André Sougarret, manifestó que “lo que estamos haciendo es buscar el máximo rendimiento de nuestros equipos y activos y así -con el compromiso de todos- algunos meses de 2017 logramos los procesamientos más alto de nuestra historia con 152.000 toneladas día”.

En esta línea, el directivo manifestó que “nuestra motivación y la necesidad del negocio para un quinquenio en que nuestras leyes bajan en 15%, es obtener una producción anual en torno a las 450.000 toneladas de cobre fino. Al lograrlo, podremos mantener el promedio de excedentes de los últimos años y demostrarles a los chilenos que somos un negocio rentable y que justifica sus inversiones”, añadió.

Desafío del equipo

Cristian Gacitúa, jefe de Unidad Mantenimiento SAG, resaltó los desafíos que para el área representó el aumento de procesamiento, con una mirada que se centró en puntos críticos para buscar la continuidad operacional de los molinos.

Trabajadores de Molino SAG

“Estamos en tratamientos históricos referentes a capacidad de la planta, los operadores siguen apuntando a mejorar nuestros resultados, por lo tanto la exigencia de asegurar el funcionamiento de los equipos es alta. Pusimos a trabajar coordinadamente operaciones y mantenimiento para poner foco en temas que hoy no son un problema, pero que en un par de años nos pueden generar dificultades. El quinquenio no da espacio para fallas y tenemos que actuar preventivamente”, concluyó.

Por su parte, Daniel Gutiérrez, jefe de la Unidad Molienda y Flotación SAG aseguró que “llegar a 90.000 toneladas por día fue un desafío del equipo. En el SAG 1 alcanzamos la meta de 30.000 toneladas por día y en el SAG 2 nuestra aspiración de 60.000 toneladas por día se ha ido acercando”, comentó Daniel Gutiérrez, jefe de la Unidad Molienda y Flotación SAG.