(El Mercurio) La paz alcanzada entre Corfo y SQM no solo significó el fin de los arbitrajes que enfrentaban a las partes, sino que, dado que el acuerdo incluye un considerable aumento de cuota de extracción de litio desde el Salar de Atacama, permitirá al país recibir los beneficios de la creciente demanda por este material.

Según un análisis realizado por el profesor de la UC y experto en minería Gustavo Lagos, el avenimiento entre la corporación estatal y SQM cambiará el panorama global del litio y hará que nuestro país retome el liderazgo mundial en materia de producción.

“El acuerdo permitirá que el país vuelva a ser el primer productor mundial de litio en los próximos años, por cuanto SQM podrá aumentar su producción a más del doble de lo que produjo en 2017. Ello se suma al aumento de producción aprobado a fines de 2016 para Albemarle, la otra gran productora de litio en el Salar de Atacama”, sostiene.

El académico comenta que la imposibilidad de explotar más litio desde el Salar de Atacama hizo que Australia tomara el primer lugar en producción, lo que será revertido en los próximos años dado el aumento en la producción que tendrá SQM.

Ello significará aumentar las exportaciones nacionales desde unos US$ 1.000 millones en 2017 a más de US$ 2 mil millones en 2020, y a cerca de US$ 4 mil millones en 2025. Es decir, según el análisis de Lagos, los envíos se multiplicarán por cuatro.

Situación, recalca, que no habría ocurrido sin este acuerdo, subrayando que la participación nacional en el mercado mundial del litio habría caído a 21% en 2025. No obstante, dado que sí se consiguió un arreglo, la producción nacional de este mineral representará el 40% del total global. Cifra que se alcanzará, también, con la producción de Albemarle, compañía que antes ya había acordado un aumento en su cuota de extracción con la Corfo.

Las proyecciones de Lagos se basan en una estimación de crecimiento de la demanda de 15% anual, escenario moderado, ya que algunos analistas lo fijan en al menos un 20%.

El experto sostiene que además de los beneficios económicos para el país de mayores exportaciones, inversión y recaudación fiscal, el acuerdo significa que “ahora sí las principales empresas globales de automóviles eléctricos y de baterías para automóviles eléctricos deben considerar hacerse presentes en Chile con objeto de asegurar el abastecimiento futuro de litio”.

Añade que esto “presenta numerosas oportunidades para que Chile se incorpore a una cadena más avanzada en la producción de este metal, el litio”.

Precio y sobreoferta temporal

En el mercado existió temor sobre una eventual sobreoferta de litio producto de este acuerdo, lo que empujaría a la baja del precio. Para Lagos, esto será un efecto temporal, aunque dependerá mucho de cómo SQM programe su producción, la que al 2030 tendrá la opción de extraer 2,2 millones de carbonato de litio desde el Salar de Atacama.

Según estima el profesor, el valor del carbonato de litio debería moverse entre los US$ 12 mil y US$ 15 mil la tonelada, dado que pese al crecimiento en la oferta, la demanda se mantendrá robusta por la explosión de la electromovilidad.

”Ahora sí las principales empresas globales de automóviles eléctricos y de baterías para automóviles eléctricos deben considerar hacerse presentes en Chile” señala Gustavo Lagos, profesor de la UC.