(El Comercio) La recuperación del precio del zinc viene desencadenando una fiebre por los pocos proyectos de este metal disponibles para venta en el Perú. Uno de ellos es Azulcocha (Junín), pequeña mina de zinc que hoy despierta el interés de por lo menos diez inversionistas peruanos y extranjeros.

“La mina forma parte de un concurso privado que ha atraído a 25 inversionistas, de los cuales 6 han firmado acuerdos de confidencialidad y 3 se encuentran en vías de hacer lo mismo ”, refiere Mateo Moreyra, gerente general de Macroinvest, firma de inversión encargada de conducir la subasta internacional.

¿Por qué Azulcocha está en venta y qué la hace interesante?

PEQUEÑA PERO ATRACTIVA

Lo primero que hay que saber de Azulcocha es que es una pequeña mina de zinc, explotada en la década de los 70 y rehabilitada por la desaparecida Vena Resources en joint venture con Trafigura, durante el último ‘boom’ minero.

Según estimaciones de Vena, debió entrar en operación en el 2012 o el 2013, pero la crisis de los precios de los metales jugó una mala pasada, obligando a Trafigura (su último propietario) a ponerla en fideicomiso.

“Ahora, ese fideicomiso se ha ejecutado y Azulcocha se encuentra en venta como negocio en marcha”, explica Moreyra.

Detalla que la mina es utilizada actualmente para procesar el mineral de terceros, por falta de capital para explotar y minar sus reservas, que ascienden a 24 millones de toneladas con ley promedio de 7% de zinc.

De acuerdo con Moreyra, estas dan para producir hasta 10.000 toneladas finas de zinc por año, haciendo uso pleno de la capacidad instalada de la planta, estimada en 500 toneladas de mineral por día, pero expandible a 1.000.

Pero aquí no radica el atractivo de esta mina.

“Azulcocha es un activo pequeño. Su importancia radica en su gran potencial de exploración y en la relativa rapidez con que puede ser reactivado”, refiere Ricardo Carrión, gerente de Mercado de Capitales de Kallpa Securities.

Estas razones hacen pensar a Macroinvest que la subasta tendrá éxito en precio y concurrencia.

“Esperamos recibir las primeras ofertas en marzo próximo”, señala Moreyra.

¿A cuánto ascenderían estas? Según el ejecutivo, se podría tomar como referencia la inversión efectuada por Vena y Trafigura para desarrollar el proyecto: US$26 millones.

SEQUÍA DE PROYECTOS

“Azulcocha es importante porque refleja la carrera de 100 metros planos que están corriendo las empresas mineras para aprovechar el mayor precio del zinc, adquiriendo los pocos activos vendibles de este metal que hay en el mercado”, apunta Ricardo Carrión.

Es el caso de esta mina y de contadísimos proyectos de zinc, como Ayawilca (Pasco), de Tinka Resources, y Accha (Cusco), desarrollado por Zincore Metals. Se trata, en ambos casos, de activos en manos de mineras junior, desarrollados con el objetivo explícito de ser vendidos.

Los restantes, que tampoco son muchos, se encuentran en poder de grandes mineras interesadas en desarrollarlos para generar flujo de caja, como Bongará (Nexa), El Padrino (Milpo) y San Gregorio (El Brocal, subsidiaria de Buenaventura).

Según los analistas del mercado de metales, el zinc es el commodity estrella. Su precio tocó a inicios de febrero su pico más alto de la última década.