Hoy los accionistas de las compañías mineras están buscando retornos más rápidos para sus inversiones, y por ello los proyectos de tipo brownfield son más atractivos en este escenario, señaló Abraham Chahuán, director ejecutivo de la operación minera peruana Antamina –un de las diez mayores productoras de cobre a nivel mundial–, quien participó en la Conferencia Mundial del Cobre.

En un bloque orientado a las tendencias que se ven en la demanda del mineral, el ejecutivo planteó que impulsar un proyecto nuevo o greenfield demora hoy en día entre diez a quince años, y aun así en condiciones de incertidumbre respecto a su materialización. No obstante, acotó que a la luz de las favorables perspectivas que se aprecian para la demanda de cobre en el largo plazo, el desarrollo de este tipo de yacimiento va a volver a tomar impulso.

En este contexto, el ejecutivo peruano ahondo en el atractivo que ofrece Perú para la inversión minera, con una gran y variada riqueza geológica y una cartera de proyectos que actualmente asciende a cerca de US$60.000 millones.

Asimismo, planteó que el tema de la licencia social es uno de los principales factores que pueden echar por tierra el desarrollo de nuevos proyectos. Por ello, sostuvo que las compañías mineras deben involucrarse más en este ámbito, con especial foco en sus áreas de influencia directa. Así lo ha hecho Antamina, reconoció.

En el caso particular de Perú, Chahuán dijo que uno de los principales problemas es la ausencia del Estado en las áreas donde se ubican las faenas, y la escasa capacidad que tienen las autoridades locales para gestionar los importantes recursos que aportan las faenas (a través del pago del canon). De ahí que puso énfasis en que las mineras deben  mostrar los beneficios que generan en materia de crecimiento y desarrollo.

Mantos Copper

Un ejemplo del crecimiento que están impulsando las compañías mineras por el lado de las expansiones lo constituye Mantos Copper, compañía que surgió con los activos Mantos Blancos y Mantoverde adquiridos hace unos años a la minera Anglo American.

John MacKenzie, su director ejecutivo, se refirió al proyecto que extenderá la vida útil de esta última faena, ubicada en la Región de Atacama y que actualmente produce 40.000 ton de cobre, apuntando a la producción de 106.000 ton de cobre anuales en su Fase 1, con el paso de la explotación de los minerales sulfurados.

Con esto Mantos Copper pasaría de producir unas 95.000 ton de cobre actualmente, a unas 165.000 ton de cobre hacia el 2022.