La Secretaría de Gestión Ambiental y Control Minero se mudará a un espacio especialmente diseñado para sus tareas, ubicado en el predio de Agustín Gómez y Marconi, provincia argentina de San Juan.

La obra gruesa está bastante avanzada y ya se comenzó con algo de las tareas finas en la planta baja y primer piso. El proyecto tiene un 40% de avance global, según dijo el arquitecto encargado, Facundo Bustelo.

“Estamos terminando lo grueso, colocando la última losa grande. Sólo queda el último nivel donde habrá tanques y servicios. Empezaron las terminaciones con la colocación del piso en planta baja y estamos preparando la carpeta del primero”, señaló.

Una vez finalizado, el edificio ofrecerá mejores condiciones de trabajo al personal de la Secretaría de Gestión Ambiental y Control Minero. En el subsuelo se instalarán las dependencias para capacitaciones; mientras en la planta baja funcionará la Policía Minera, y en el primer piso las áreas encargadas de la evaluación ambiental, asesoría letrada y administración.

Todo será equipado con tecnología de última generación y costeado con recursos provenientes de la actividad minera. El objetivo de la inversión es garantizar la tarea de control de los estándares ambientales del sector minero.

“Es un desafío interesante, grande y complejo. Hemos tenido algunos detalles a resolver ya en obra. Pero todo marcha según lo previsto. La fecha de entrega sería marzo de 2019”, dijo el arquitecto Bustelo.