(AméricaEconomía) La compañía Bear Creek informó que el proyecto Corani, ubicado en la región de Puno al sur de Perú, ha recibido los permisos de construcción y agua.

Según lo informado por la minera canadiense, el Permiso de Construcción de Mina “autoriza la extracción de mineral de acuerdo plan trazado, la construcción de instalaciones auxiliares y complementarias de minas, edificios de mantenimiento y almacenamiento”.

Agrega que “la Acreditación de disponibilidad de agua confirma que los recursos hídricos requeridos para la construcción y operación de la mina Corani están disponibles para su uso en el proyecto”.

Luego de conocer la noticia, Tony Hawkshaw, presidente y director ejecutivo de Bear Creek, aseguró que “Corani es uno de los yacimientos de plata y polimetálicos no desarrollados más grandes del mundo. Su diseño es de clase mundial y utiliza tecnologías modernas y comprobadas para lograr retornos económicos robustos, a la vez que se minimizan los impactos ambientales”.

Ahora, la perspectiva es que en un futuro próximo la compañía comience a trabajar en la fase 2 de la ingeniería de detalle, la cual se espera que conduzca a un contrato EPC.

Además, con el permiso de construcción aprobado, la empresa puede empezar con algunas obras que incluyen la construcción de las instalaciones del campamento y la carretera de acceso desde el campo a la zona donde se ubica la iniciativa (aproximadamente 12 km).

Corani contempla la explotación de una mina a cielo abierto, con una producción de concentrados de plata, zinc y plomo, a través de una planta concentradora con una capacidad de procesamiento de 22.500 toneladas por día.

La vida útil de la mina está calculada en 20 años y la inversión estimada es de US$585 millones.