(Reuters) – México iniciará un proceso de solución de controversias contra Estados Unidos ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por los aranceles al acero y aluminio que le impuso la semana pasada, dijo el lunes la Secretaría de Economía.

El gobierno del presidente Donald Trump anunció el jueves aranceles sobre esos productos provenientes de Canadá, México y la Unión Europea a partir del 1 de junio, poniendo fin a meses de incertidumbre sobre posibles exenciones a aliados de Washington y elevando significativamente el riesgo a una guerra comercial.

“México considera que las medidas impuestas por EE.UU. al amparo de la Sección 232 de su legislación, argumentando amenazas a su seguridad nacional, violan el Acuerdo sobre Salvaguardias de la OMC”, dijo la secretaría en un comunicado.

Estados Unidos dijo la semana pasada que aplicará un arancel de 25 por ciento a las importaciones de acero y de un 10 por ciento a las de aluminio de la UE, México y Canadá.

En respuesta, México anunció el jueves que impondrá medidas equivalentes a diversos productos provenientes de Estados Unidos que estarán vigentes hasta que Washington no “elimine los aranceles impuestos”.

La medida alcanza un amplio rango de productos agrícolas e industriales de Estados Unidos como aceros planos, lámparas, piernas y paletas de cerdo, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, quesos, entre otros, provenientes de su vecino del norte.

“El gobierno de México refrenda que sus acciones continuarán apegándose al estado de derecho comercial internacional y serán proporcionales al daño que México lamentablemente reciba”, dijo la Secretaría de Economía en el comunicado del lunes.