El ministro de Energía y Minas, Francisco Ísmodes, destacó que el proyecto minero Michiquillay, cuyo contrato de transferencia fue suscrito este martes entre el Estado peruano, la empresa Southern Perú y ProInversión (como interviniente), brindará grandes beneficios y desarrollo a la región Cajamarca y el resto del país.

“Para el Gobierno, promover las inversiones mineras es fundamental porque significa aprovechar la riqueza que está en el subsuelo para generar riqueza en la superficie”, remarcó Ísmodes Mezzano durante el acto protocolar realizado en la sede institucional del Ministerio de Energía y Minas (Minem), en San Borja.

Desde el Ministerio destacaron que el titular del Minem subrayó que este megaproyecto permitirá, además, generar mayores recursos y ayudar a mejorar las condiciones de vida de miles de peruanos que aún se encuentran en situación de pobreza.

En tal sentido, enfatizó, ante la prensa que asistió a esta actividad, que el Gobierno, liderado por el presidente Martín Vizcarra, impulsará de forma decidida -junto con la cartera de Energía y Minas- el desarrollo de una actividad minera que ayude a reducir los niveles de pobreza, así como acortar las brechas sociales que hoy existen en diversas zonas de influencia minera.

Hito en el sector minero

“La historia nos ha demostrado que cuando hemos tenido inversiones mineras, y los precios de los minerales nos han acompañado, tuvimos la ocasión de reducir la pobreza, y así se hizo. Y estoy convencido que en eso debemos enfocarnos ahora”, resaltó el titular del Minem tras sostener que Michiquillay es uno de los muchos proyectos mineros que su sector estima impulsar este año (por un monto global cercano a los US$14.000 millones en inversiones esperadas), y de aquí al 2021, incluso con la posibilidad de incrementar en 50% este monto para continuar por la senda del desarrollo y dinamizar la economía nacional.

“El Gobierno se propone hacer un acompañamiento muy cercano a esta iniciativa de Michiquillay. Queremos estar ahí para promover siempre un buen dialogo, una buena actividad minera, respetando los estándares ambientales”, acotó el ministro Ísmodes.

La transferencia de Michiquillay es considerada un hito para el sector minero y Cajamarca, por tratarse del primer otorgamiento de buena pro de un megaproyecto minero a nivel nacional en los últimos 7 años, cuyo proceso contó con el apoyo de las comunidades de la zona de influencia directa al proyecto.

Cabe precisar que participaron en esta adjudicación además del ministro Ísmodes; el viceministro de Minas, Luis Miguel Incháustegui; el director ejecutivo de ProInversión, Alberto Ñecco y el presidente Ejecutivo de Southern Perú, Oscar González Rocha.