(El Mercurio) Hasta ahora los grandes afectados por la guerra comercial son los commodities , en especial los metales y entre ellos el cobre. Los temores de que se concreten todas las medidas que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha amenazado con imponer y también las represalias de dichos anuncios, han provocado que el cobre retroceda bajo los US$ 3 la libra.

Ayer el metal rojo cayó 0,16% y cerró en US$ 2,99 la libra. Con ello suma siete jornadas consecutivas a la baja, en que acumula un retroceso de 3,33%. Sin embargo, su precio ha estado sujeto a una alta volatilidad en las últimas semanas, ya que el 8 de junio llegó a US$ 3,29 la libra alcanzando valores que no se veían desde 2014, pero desde ese día ha disminuido 9,34%.

Según los analistas, su baja en las últimas jornadas ha estado condicionada por temores a que se agudice la guerra comercial entre las principales potencias mundiales y también al fortalecimiento que ha mostrado el dólar a nivel global. José Tomás Morel, gerente de estudios del Consejo Minero, comentó que el retroceso de ayer obedece a algo coyuntural y que mantienen su proyección para fin de año en US$ 3 la libra. “De no mediar una agudización de la guerra comercial, caídas de precio como las de los últimos días deben ser vistas como parte de las fluctuaciones normales”, afirmó.

Miguel Ricaurte, economista jefe de Itaú y miembro del consejo consultivo del cobre (convocado por Hacienda el año pasado), sostuvo que “vemos la caída reciente del cobre como algo transitorio, que responde a la volatilidad en los mercados financieros, causada por la discusión de proteccionismo entre EE.UU. y China, principalmente. Una escala proteccionista hace pensar que la actividad en China podría desacelerarse más rápidamente de lo previsto, llevando a un caída en la cotización del metal rojo”.

Desde octubre pasado, la tendencia alcista del metal había estado sobre US$ 3 la libra, sin embargo, este año acumula una caída de 8%. Álvaro Merino, gerente de Estudios de Sonami, estimó que “es probable que en los próximos días continúe profundizándose la caída en la cotización del cobre, debido a la incertidumbre respecto del comportamiento de la economía China y a una eventual guerra comercial”.

Fortalecimiento del dólar

Otra de las razones que ha provocado la baja del metal es el fortalecimiento que ha tenido la divisa estadounidense a nivel global. Ayer, el índice dólar DXY -que compara una canasta de monedas con la divisa de Estados Unidos- cayó 0,3% hasta los 94.591 puntos, pero en el año anota un aumento de 2,68%.

En tanto, en Chile el tipo de cambio cerró en $650,1 con una caída de $4,4. Pese a su baja de ayer, en lo que va de 2018 registra un incremento de $35,7.

Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining, comentó que “esta incertidumbre (de la guerra comercial) está generando además una reversión del flujo de capitales desde países emergentes hacia países desarrollados, lo que ha fortalecido al dólar, reforzando la tendencia negativa de las materias primas”.

Pese a la baja del precio en las últimas semanas, los expertos señalaron que no han modificado sus proyecciones para fin de año, las que estiman que estarán entre US$ 3 y US$ 3,1 la libra.

Hierro, aluminio y oro son las otras materias primas que descienden en lo que va de año

El cobre no ha sido el único metal que se ha visto afectado por la guerra comercial. El aluminio y el hierro caen en 2018 un 8,29% y 13,31%, respectivamente. En lo específico, desde marzo de este año, sus precios se han visto impactados directamente luego que Trump impusiera un arancel de 25% a las importaciones de hierro y un 10% a las de aluminio provenientes de sus socios comerciales, en particular China, México, Canadá y la Unión Europea (UE). Así, ayer el precio del hierro cerró en US$ 64,5 la tonelada métrica y el aluminio en US$ 2.080 la tonelada métrica.

Por su parte, el oro -que habitualmente ha sido utilizado como refugio por los inversionistas- ha descendido 3,82% en lo que va del año. Ayer, su precio llegó a US$ 1.252,7 la onza. El metal precioso ha estado presionado, principalmente, por el fortalecimiento de la divisa de EE.UU.

Expertos no ven cambios en precio a largo plazo

Una de las interrogantes que surgen con el retroceso que ha mostrado el precio del cobre es si este podría profundizarse y afectar el precio calculado a largo plazo por el consejo consultivo que convoca cada año Hacienda. En su sesión del año pasado, los 21 expertos señalaron que el precio efectivo para el Presupuesto 2018 era de US$ 2,88 la libra, mientras que el de largo plazo lo estimaron en US$ 2,77 la libra.

Miguel Ricaurte, economista jefe de Itaú que el año pasado formó parte de dicho consejo, señaló que “hoy no esperaría ver un cambio grande (a la baja)”. Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining, comentó que “el precio de referencia de largo plazo toma en cuenta un período prolongado y no factores transitorios. Hay que sopesar cuán permanentes son estas tendencias”.