(Emol) Tesla confirmó un acuerdo que le garantiza un terreno en Shanghai donde instalará su primera fábrica de vehículos eléctricos fuera de Estados Unidos, al seguir adelante con sus planes de inversión a pesar del aumento de las tensiones comerciales entre Washington y Beijing.

Tesla, con sede en Palo Alto, California, había anunciado en julio sus planes para instalar una planta en Shanghai después de que el gobierno chino dijo que pondría fin a las restricciones que impedían a las fábricas extranjeras de vehículos eléctricos poseer una participación del ciento por ciento a fin de acelerar el desarrollo de esta industria.

[VEA TAMBIÉN: Acciones de Tesla saltan más de 17% y ganan US$7.873 millones en capitalización bursátil]

Tesla ha proseguido con sus planes a pesar de que Estados Unidos y China se aumentaron uno al otro los aranceles a importaciones por miles de millones de dólares en medio de una disputa por las políticas tecnológicas de Beijing. Las importaciones estadounidenses afectadas por las sanciones de Beijing abarcan a los vehículos eléctricos.

China es el mercado más grande del mundo para los vehículos eléctricos y el segundo más grande de Tesla después de Estados Unidos.

La marca se ha sumado a los fabricantes automovilísticos del orbe, como General Motors Co., Volkswagen AG y Nissan Motor Corp., que están invirtiendo miles de millones de dólares en la fabricación de vehículos eléctricos en China.