El carbón residual de petróleo es el principal insumo para la calcinación de la cal y presenta, actualmente, un par de inconvenientes, sobre todo para los pequeños y medianos caleros de San Juan. El primero, es que su precio cotiza en dólares, con lo que eso implica para la sustentabilidad del sector; el segundo, es que lo comercializa una única empresa, prioritariamente a mercados distintos del local, por lo que la oferta es escasa.

Es por eso que una de las primeras medidas que implementó el Ministerio de Minería para sustentar la competitividad de los caleros fue subsidiar a pequeños y medianos productores, aunque sea temporalmente, la compra del insumo.

Pero además, se ha encomendado el estudio de los carbones minerales provenientes de yacimientos de la provincia de San Juan, análisis del proceso y evaluación de parámetros. Toda esta investigación será supervisada y certificada por el Instituto de Tecnología Minera (Intemin) del Servicio Geológico Minero Argentino (Segemar).

Esto es posible gracias al acuerdo firmado entre las partes para la colaboración recíproca en todo lo referente a la ejecución de proyectos y actividades de asistencia tecnológica.

Los geólogos del Ministerio de Minería ya comenzaron con el relevamiento y estudio del carbón en la zona de Marayes, Caucete. Luego vendrán tareas de caracterización y certificación de Minerales Industriales.

Desde el Ministerio destacan la relevancia de conocer cuánto carbón hay disponible en la provincia y si es viable su poder calorífico para emplear en la industria calera. El objetivo es poder aportarlo como insumo a un mejor precio que el que está dado por la coyuntura económica actual.

Las partes desarrollan los planes de trabajo de cada uno de los temas y los evalúan mensualmente a través de sus Unidades Ejecutoras. Por parte del Segemar, a través de la Lic. Iris Díaz y al Ing. Néstor Altamira y por parte del Ministerio de Minería, el secretario técnico, Ing. Carlos Astudillo.