(AméricaEconomía)  La cooperación entre China y América Latina es un proceso en el que todos ganan, afirmó el experto argentino Jorge Castro, al destacar la próxima visita del presidente chino, Xi Jinping, a la región y su participación en la cumbre del Grupo de los Veinte (G20) en Buenos Aires, Argentina.

Según anunció el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, el presidente Xi llevará a cabo visitas de Estado a España, Argentina, Panamá y Portugal del 27 de noviembre al 5 de diciembre, y asistirá a la XIII cumbre del G20, entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre en la capital argentina.

“China se ha transformado en el principal socio comercial de todos los países de América del Sur, encabezados por Brasil” que en 2017 recibió la mayor parte de la Inversión Extranjera Directa (IED) de China en la región, afirmó.

El director del Instituto de Planeamiento Estratégico (IPE) agregó que “a ello se suma que Brasil, como Argentina, tienen una relación de privilegio con China”.

En entrevista con Xinhua, Castro hizo un repaso del vínculo entre China y la región a partir de los últimos cinco años, ocasión en la que destacó como “absolutamente central” el concepto chino que aboga por la construcción de una comunidad de destino China-América Latina y el Caribe.

“La próxima visita del presidente Xi, la cuarta a la región desde 2013, es de enorme importancia por el papel de China en el sistema mundial, algo que quedó demostrado recientemente en el despliegue de la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés). La expectativa es enorme”, sostuvo el académico.

En julio de 2014, en una inédita reunión en Brasilia con los líderes de los países de América Latina y el Caribe, Xi propuso construir una comunidad de destino entre ambas partes.

Desde entonces, las dos partes han promovido el desarrollo integral de la cooperación a través de tres motores: el comercio, las inversiones y la cooperación financiera, así como la iniciativa de la Franja y la Ruta, cuya “extensión” llega hasta América Latina.

“El de la comunidad de destino entre ambas partes es un concepto absolutamente central. En una sociedad global se crea una necesidad impostergable de integración y el concepto de destino común no es simplemente ‘buenas intenciones’, es una necesidad histórica que China pone de manifiesto”, resaltó Castro.

El analista argentino remarcó que ese concepto “es el núcleo de la política de China, un proceso de cooperación internacional en el que todos ganan y nadie pierde. Para América Latina es fundamental”.

Actualmente, China es el segundo mayor socio comercial de América Latina y el Caribe, mientras esa región es el segundo mayor destino de la inversión directa de China en el exterior, por un total superior a los 200.000 millones de dólares, después de Asia.

En ese marco, la iniciativa de la Franja y la Ruta es clave, dijo Castro, porque “es un proceso de interconexión que genera oportunidades de inversión y de creación de riqueza. A ello se suma, en lo comercial, que países como Argentina y Brasil incrementan cada vez más sus exportaciones a China”.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), entre 2000 y 2017 el volumen de las exportaciones latinoamericanas y caribeñas a China subieron del 1 al 10% del total.

El vínculo entre las partes también cuenta con un capítulo cultural y académico, que se expande sin pausa.

“Hay cada vez más intelectuales que estudian y abordan la relación con China. Es un lazo creciente, a largo plazo e imparable”, sostuvo el analista.

En materia política, Castro consideró parte de una “tendencia inexorable” la decisión de Panamá, República Dominicana y El Salvador de establecer lazos diplomáticos con China, consecuencia de la cada vez mayor “inserción de China en el mundo”.