En los próximos cinco años se verá una completa transformación en la flota de equipos para minería de Epiroc, con la incorporación -en toda su gama- de unidades operando con baterías eléctricas, tecnología que se está desarrollando rápidamente. Así lo señalaron el presidente y CEO mundial de la compañía, Per Lindberg, y la senior executive vice president  Mining and Infrastructure, Helena Hedblom, quienes efectuaron una breve visita al país, para luego viajar a Perú.

Los ejecutivos señalaron que la electromovilidad, junto con la automatización y la digitalización constituyen los principales drivers del fabricante en materia de nuevas soluciones.

Desatacaron que la electrificación de las máquinas, especialmente las que operan en minería subterránea, ofrece importantes beneficios para sus clientes, tanto por ahorros en materia de ventilación al interior de la minas, como por favorecer mejores condiciones en cuanto a la calidad y seguridad del ambiente de trabajo.

En el caso de la automatización de las unidades, Helena Hedblom dijo que la industria minera avanza a paso firme en esa dirección, pues necesita soluciones que incrementen su productividad. Subrayó que están trabajando en este ámbito en conjunto con sus clientes.

Primer año

Consultado por la decisión del grupo Atlas Copco de haber creado hace ya un año Epiroc, para sus negocios de minería e infraestructura (comenzó a operar en forma independiente el 1 de diciembre de 2017), Lindberg sostuvo que el balance es positivo. Explicó que la empresa sueca tenía cinco líneas de negocios principales, pero con distinta base de clientes en cada una y con escasas sinergias en el caso de minería, por lo cual se buscó crear una compañía 100% enfocada en este rubro.

En cuanto al balance de este primer año de Epiroc, sostuvo que a su juicio “ha sido muy exitoso”.

El CEO mundial señaló, también, que el objetivo de la firma es crecer del orden del 8% anual, sustentado en el dinamismo orgánico del negocio, pero también -cuando los ciclos no sean tan favorables- en adquisiciones de otros actores que les aporten valor. De hecho, este año realizaron siete compras, y reconoció que esperan más en el futuro.

Los ejecutivos hicieron hincapié en la relevancia del mercado chileno, el cual es uno de los cinco principales para Epiroc a nivel global.