(El Mercurio) La semana pasada se concretó la fusión entre la canadiense Barrick y la sudafricana Randgold, operación que podría desencadenar en la venta de algunos de los activos que la firma posee, entre los que según analistas podría estar la participación en Minera Zaldívar, donde es dueña del 50% (la otra mitad corresponde a Antofagasta Minerals, que opera la faena desde 2015).

El yacimiento está renovando sus permisos de extracción de agua, autorizaciones que son vitales para asegurar su continuidad. De todos modos, y de concretarse una venta de su participación, esto no significaría la salida de Barrick del país; de hecho, tras asumir el nuevo director ejecutivo, Mark Bristow, dijo que “mi mensaje para Argentina y Chile es que Barrick está de regreso”.