(AméricaEconomía) La actividad económica del sector minero en México mostró por primera vez, después de 53 meses consecutivos, un crecimiento anual.

Durante septiembre de 2018 la minería creció 2,7% en comparación con el mismo mes del año previo. El resultado positivo en este sector fue impulsado por la reactivación minera observada en algunos estados, principalmente del sur ysureste del país.

Del total de entidades federativas que componen al país, 15 presentaron crecimientos de su Indicador de Actividad Industrial para la minería, el resto mostraron variaciones negativas.

Yucatán encabezó la lista de los crecimientos, su actividad minera incrementó 24,1% a tasa anual, resultado con el que se ligan tres meses con tendencia creciente, de acuerdo con cifras originales del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía). En el terreno yucateco se extraen principalmente minerales no metálicos, como arcilla, arena, caliza, grava, sal, yeso y agregados pétreos.

En Campeche, la actividad minera creció 21,9%, este resultado es de suma importancia debido a que es uno de los estados más dependientes de las actividades de extracción (petrolera y no petrolera). El 80% del PIB estatal depende de la minería petrolera.

Otra entidad que presentó un crecimiento significativo en su actividad industrial fue Morelos, en este estado se extraen agregados pétreos, arcillas, arena, basalto, caliza, tezontle y yeso. La actividad del sector minero durante septiembre del 2018 creció 15% en comparación anual, siguiendo las cifras del Inegi.

En Veracruz la actividad minera repuntó con un crecimiento de 13,2% a tasa anual, la primera cifra positiva desde mayo del 2013. Este resultado es de suma importancia debido a la participación que otorga a la actividad minera petrolera y no petrolera nacional, en Veracruz también se extraen minerales metálicos como el manganeso, agregados pétreos y minerales no metálicos como andesita, arcilla, arena, azufre, basalto, calcita, caliza, caolín, pizarra, sal, sílice, tezontle y yeso.

El último estado del top cinco fue Quintana Roo, que logró un aumento de 12,6% en la actividad económica del sector minero. Este estado ha presentado alto dinamismo en este sector desde hace más de un año, de las minas quintanarroenses puede extraerse caliza, mármol, arena, grava, tezontle, tepetate y arcilla.

Los estados que no logran recuperarse. Las entidades que presentan las caídas más pronunciadas de actividad minera son mayoritariamente las que además de poseer minas de minerales no metálicos también cuentan con yacimientos de minerales metálicos, de acuerdo con las cifras del Inegi.

Zacatecas encabezó la lista de caídas, con un nivel 26,4% menor en septiembre del 2018 en relación con el mismo mes del año previo. Este resultado debilita el comportamiento de la actividad minera nacional, debido a que en esta entidad se extraen grandes cantidades de minerales metálicos como oro, plata, cobre, fierro, plomo y zinc; y no metálicos como los agregados pétreos, andesita, arcilla, caliza, cantera, caolín, grava, riolita, sal, talco y yeso.

En Michoacán se registró una caída de 23,3% de la actividad minera, en esta entidad se ligan ya cuatro meses con cifras negativas. De sus minas se extraen minerales metálicos y no metálicos, entre ellos la diatomita y las tierras de batán.

En Jalisco decreció también la actividad minera, de su territorio se extraen también minerales metálicos importantes y minerales no metálicos, como arcilla, arena, barita, bentonita, calcita, caliza, cantera, caolín, diatomita, dolomita, feldespato, grava, mica y rocas dimensionales.