Con el fin de dar a conocer los objetivos y lineamientos del nuevo Instituto Chileno de Tecnologías Limpias, Sebastián Sichel, vicepresidente ejecutivo de Corfo, asistió este martes al Consejo Estratégico Ampliado de la Corporación Alta Ley, instancia en la que expuso la contribución tecnológica que éste implicará para el sector minero.

[Te podría interesar leer “La minería verde en el foco de la Corporación Alta Ley“]

Es así como manifestó que “cada día cuesta más sacar nuestros minerales, su ley es más compleja o más baja, y la trazabilidad de la forma como extraemos nuestros productos, cómo producimos, pasa a ser más relevante en la discusión de los potenciales compradores”.

En esa línea, hizo hincapié en que “el I+D+i es determinante, no sólo porque puede generar valor, sino porque probablemente es el verdadero vector que va a definir cuán competitivos somos en el mediano y largo plazo en la industria minera”.

Chile frente a la electromovilidad

Junto con ello, Sichel resaltó que “hay hambre de electromovilidad en el mundo”, agregando que Chile posee tres de los factores determinantes de esta industria en el mediano plazo: el cobre, la energía solar y el litio.

Es así como explicó que “un vehículo tradicional promedio requiere entre 20 y 25 kilos del metal rojo para su producción. La demanda de uno eléctrico se estima entre 80 y 85 kilos en el mediano plazo”.

[También podrías leer “Cargadores y vehículos eléctricos, un estímulo de peso para la demanda de cobre“]

Mientras que en términos de energía solar, señaló que Chile posee “una capacidad de generación de 1.800 GW, que podría abastecer cuatro veces a Latinoamérica en su conjunto en sus necesidades energéticas en el mediano plazo”.

Finalmente, destacó que la demanda actual por litio es de 200.000 toneladas en el mercado, pero se proyecta que a diez años llegue a un millón de toneladas.