(La Tercera / Pulso) En una discusión telefónica, ayer el viceprimer ministro de China, Liu He, con el representante de Comercio de EEUU, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, afinaban el texto de acuerdo que dará por finalizada la guerra comercial entre las dos mayores economías planetarias.

Así lo consignó Xinhua, la agencia de noticias estatal china, donde sin dar mayores detalles indicaron que se trataron temas cruciales y que ya se está pensando en el proceso posterior al pacto.

“Ambas partes tuvieron consultas sobre cuestiones clave relacionadas con el texto e hicieron un plan para la siguiente etapa de los arreglos de trabajo”, informó Xinhua.

Por el momento, ha transcendido que en el acuerdo quedarían establecidos compromisos de China en materia de protección de la propiedad intelectual, prohibición de la transferencia forzosa de tecnología y facilitación de acceso a su mercado.

También se anticipa que a medida que Beijing vaya cumpliendo lo acordado, Estados Unidos iría retirando los aranceles con los que gravó a las importaciones del gigante asiático durante el año pasado, porque se espera que algunas de las barreras permanezcan levantadas hasta el 2020.

Modelo de verificación

En ese marco, una de las incógnitas es cómo quedará configurado el mecanismo de cumplimiento del acuerdo, sobre lo cual funcionarios chinos han señalado que ellos esperan que se aplique un modelo “bidireccional, justo e igual”.

Todo eso quedaría oficialmente zanjado cuando el presidente chino, Xi Jinping y su par estadounidense, Donald Trump, celebren su segunda cumbre en Florida. Pero la fecha del crucial encuentro permanece en la nebulosa.

Aunque en un momento se especuló que la reunión que tendrá lugar en el resort de Florida Mar-a-Lago, propiedad de Trump, ayer la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, sostuvo que la fecha todavía no estaba definida.

“Continuamos las negociaciones con China. Cuando tengamos un anuncio para que los dos líderes se sienten, se lo haremos saber”, subrayó la secretaria de prensa de Trump.