Marubeni Copper Holdings: El aliado japonés de Antofagasta Minerals

Sergio Jarpa, CEO de la compañía nipona en el país, aborda la estrategia que guía a este consorcio, y enfatiza que están permanentemente en la búsqueda de oportunidades atractivas.

Socio en diversas faenas que Antofagasta Minerals posee en Chile, Marubeni Copper Holdings es una de las corporaciones japonesas que se han hecho parte del desarrollo minero del país, en un vínculo que se remonta a unos 15 años, cuando comenzaron a invertir en Los Pelambres.

Luego continuaron con la operación de El Tesoro (hoy parte de Centinela), en la Región de Antofagasta. En la actualidad poseen el 9% de Pelambres, el 30% de Centinela y el 30% de Antucoya, reflejando el interés que esta empresa nipona posee en el ámbito minero, uno de los muchos sectores en los que se encuentra activa.

“Estamos asociados con Antofagasta Minerals en todos sus proyectos, porque han demostrado que tienen capacidad de gestión y son confiables”, subraya Sergio Jarpa, CEO de Marubeni Copper Holdings.

El ejecutivo añade que en su búsqueda de socios seleccionan ese tipo empresas, “se llega a un acuerdo, se aporta el financiamiento, se paga la participación en el proyecto y después se retiran los productos, ya sea concentrado o cátodos, se llevan a Japón, allá se procesan y se abastece la industria”, agrega.

En este modelo de asociación, comenta que las corporaciones niponas procuran incluir a sus ejecutivos en cargos estratégicos, especialmente en el área financiera de las empresas.

En el caso de Marubeni, puntualiza que todos sus ejecutivos y colegas hablan o están tomando clases de español, lo cual demuestra su interés por integrarse al país.

En ese contexto, resalta que “hay todo un esfuerzo coordinado y con una visión de mediano y largo plazo; la minería es una actividad de largo plazo”.

En carpeta

Marubeni está atenta a la búsqueda de nuevas iniciativas en el sector minero chileno. Jarpa señala que “hay proyectos que se están evaluando en conjunto con Antofagasta Minerals, en la zona de Sierra Gorda”. Asimismo, recuerda que se acaba de aprobar la materialización de Infraestructura Complementaria, en Los Pelambres, inversión por US$1.300 millones en la que concurren todos los socios, con un aporte de capital proporcional a su participación en la propiedad de la empresa. Marubeni tiene que contribuir con el 9%.

“Eso se acaba de aprobar y se espera comenzar a construir a principios de este año, es un proyecto robusto, por algo se aprobó, no sólo por Marubeni, sino también por el resto de  los socios japoneses y Antofagasta Minerals, que tiene el 60% de la propiedad de Los Pelambres”, resalta.

Junto con ello, el ejecutivo comenta que están evaluando otras iniciativas en conjunto con la minera del Grupo Luksic en la Región de Antofagasta, en torno a Centinela y Antucoya. “Veremos cómo se van dando las cosas; estamos optimistas de que en la medida que el precio del cobre acompañe, vamos a tomar la decisión de invertir, pero eso está todavía en estudio”, concluye.

Modelo de negocio

El CEO de Marubeni Copper Holdings comenta que “en general, los consorcios japoneses son muy diversificados, invierten no sólo en minería, sino que también en transporte, en aguas, infraestructura, en todo tipo de cosas”.

Junto con ello, se caracterizan por estar activos en diversos países; Marubeni posee filiales en 80 territorios, conformando un modelo de negocio en el que el propio gobierno japonés tiene un rol preponderante, explica el ejecutivo.

“Es un agente que ayuda mucho a la inversión. Por ejemplo, en el caso de la minería hay una entidad llamada Corporación Nacional Japonesa del Petróleo, Gas y Metales (Jogmec, por sus siglas en inglés); hace exploraciones en todo el mundo y luego se pone de acuerdo y le traspasa los proyectos mineros a empresas niponas”, detalla.

Sumado a ello, de manera habitual el Banco de Japón concurre con financiamiento en los proyectos en los cuales participan compañías de ese país. “Hay una acción (entre todos estos actores) muy coordinada y colaborativa, eso explica en gran medida el éxito que han tenido como país”, puntualiza.

Junto con las redes de colaboración y desarrollo que los consorcios japoneses poseen, su inclusión en sectores estratégicos de Chile, como el minero, va de la mano con los modelos de gestión que han internalizado, procurando invertir de manera de asegurar el acceso a las materias primas que sus industrias requieren.