Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
dron
dron

Conoce los drones totalmente automatizados que buscan abaratar costos en la minería

La empresa israelí Airobotics es la primera en el mundo en obtener la certificación de dispositivos aéreos que no necesitan de un operador humano.

Marzo fue el mes que marcó la línea de tiempo de la empresa Airobotics, dedicada al desarrollo de innovación en drones. Y de paso, dio espacio para nuevas aplicaciones tecnológicas en la minería.

La compañía de origen israelí es la primera en el mundo en obtener la autorización para operar drones comerciales totalmente automatizados, es decir, sin operador humano. La certificación fue entregada por la Autoridad de Aviación Civil de Israel (CAAI)

“Este hito prueba que las decisiones y acciones que alguna vez fueron realizadas por un piloto humano de drones ahora pueden ser tomadas por el algoritmo y la inteligencia artificial de Airobotics. En resumen, un piloto autorizado será reemplazado por un computador autorizado”, indicó la empresa en un comunicado.

El permiso no fue fácil de conseguir y necesitó de 24 meses de rigurosas pruebas de campo y verificaciones de procesos para probar la seguridad del sistema, acumulando más de 10.000 horas de vuelo.

La tecnología de Airobotics permitiría abaratar costos de manipulación de estos dispositivos aéreos en relación a la logística y entrenamiento de personal para operarlos, además de permitir que clientes que no son expertos realicen complejas misiones de drones.

Con la automatización total de los vehículos aéreos es que pretenden también revolucionar la industria minera, donde los drones ya son utilizados para monitorear y mapear terrenos, aportando mayor seguridad y rapidez en la entrega de datos.

“Tomamos misiones que normalmente son realizadas de manera manual, por equipos humanos, y damos una nueva forma de entregar los resultados mediante la automatización de esas labores a través de drones”, explica a Latinominería Efrat Fenigson, vicepresidente de Marketing de Airobotics.

Los drones sin operadores humanos permiten recolectar imágenes aéreas vía fotogrametría para generar modelos 3D detallados y que son analizados para información volumétrica. “Con Airobotics la minería obtiene data precisa sin la logística y la responsabilidad asociada a los métodos tradicionales de topografía”, agrega el ejecutivo.

Quienes ya cuentan con la tecnología de la empresa son Israel Chemicals (ICL) y South32, aplicando el uso de drones en monitoreos de rutina y necesidades de inspección para evitar trabajadores en labores de altura, por ejemplo.

Mientras la relación de Airobotics con ICL se extiende por meses, siendo una de las empresas que aportó con el uso de los dispositivos para las pruebas que permitieron la certificación en Israel, el trabajo con South32, en las operaciones de Worsley Aluminia, fue informado en febrero tras obtener la licencia de la Autoridad Civil de Aviación y Seguridad (CASA) de Australia.

 Adiós al operador humano

El sistema de Airobotics consta de tres partes: Optimus, Airbase y Software.

El primero es el drone de alta capacidad, que posee la facultad de volar por 30 minutos con una carga de un kilogramo, mientras el segundo componente es una estación donde Optimus despega y aterriza por cuenta propia, sin la intervención humana. Finalmente, Software es un programa integrado que permite controlar y gestionar misiones con un solo clic.

Airobotics

“Aunque hay una serie de soluciones que intentan crear una solución automatizada, ninguno elimina completamente la necesidad de un operador humano. Las soluciones de drones existentes pueden, por ejemplo, requerir que alguien los aterrice o intercambie las baterías. Otras pueden necesitar que una persona descargue los datos, pero Airobotics ha desarrollado una plataforma de dron completamente automatizada”, asegura Efrat Fenigson.

Lo que lograron es que los dispositivos tengan autonomía completa en el ciclo de trabajo, tanto en su vuelo, como en la descarga y transmisión automática de datos recopilados, incluyendo cierto nivel de análisis de datos.

“Los servicios de drones son caros, de pago por día, no escalables o rentables. Nuestra solución, por otro lado, da a la industria minera la posibilidad de aprovechar la potencia de los drones sin la necesidad de invertir en el entrenamiento de operadores”, sostuvo.

Fenigson agrega que la minería es una industria que valora este tipo de innovaciones, siendo la automatización un valor básico que busca incorporarse en la mayoría de los aspectos y permite aumentar la productividad en un 25%.

Temas Asociados